El valor de la diagnosis como herramienta de trabajo, nos permite avanzarnos e identificar las principales carencias de un edificio, al igual que en la medicina, necesitamos de un diagnóstico preciso y fiable para actuar en consecuencia, nuestra forma de trabajar rescata el valor del diagnóstico como pieza clave de cualquier buena rehabilitación.