Resultado óptimo

Para proyectos de construcción y rehabilitación

El valor de la diagnosis

El valor de la diagnosis como herramienta de trabajo, nos permite avanzarnos e identificar las principales carencias de un edificio.

Al igual que en la medicina, necesitamos de un diagnóstico preciso y fiable para actuar en consecuencia. Nuestra forma de trabajar rescata el valor del diagnóstico como pieza clave de cualquier buena rehabilitación.

El valor de un buen proyecto

La mayoría de errores de la edificación vienen dados por un proyecto defectuoso o poco definido, pero el proceso es mas complejo aún, empecemos pensando que la clave puede estar en la lucidez de quien encarga el proyecto, ¿sabe realmente lo que quiere?, ¿se lo imagina?

Nuestra tarea como proyectistas es ir desgranando estas necesidades y anhelos, evitando lo superficial y yendo a la esencia, porque hasta que no tenemos un programa arquitectónico claro y definido no podemos seguir avanzando en un proyecto ejecutivo detallado, y si este proyecto no existe, antes de empezar la obra, las desviaciones de recursos y energías pueden ser cuantiosas.

Como perito de parte me ha tocado intervenir entre propietarios y constructores y el mayor problema ha sido siempre, no tener definido el proyecto y no haber hecho una contratación correcta, un mal trago que se puede evitar, para ahorrar de forma inteligente.

Contratar industriales y comparar precios

Es una tarea clave, tanto como para la buena ejecución como para un desarrollo armonioso de la obra.

Con muchos años de experiencia he llegado a la conclusión de que una buena ejecución está íntimamente relacionada con una contratación adecuada de industriales, buscando a los mejores para cada tarea y haciéndolos trabajar en equipo, de esta forma todos ganamos, la propiedad obtiene un mejor producto a un menor precio y los industriales tratan directamente con una persona conocedora de los procesos constructivos, un diálogo fácil, una obra armoniosa.

Puerta-ejecucion-obra-aparejadoresmataro

La dirección de ejecución de la obra 

Aún recuerdo cuando en la Facultad de Arquitectura de Montevideo calculábamos dosificaciones de hormigón armado, que evidentemente se realizaba en obra.

Teníamos tres parámetros diferentes: para una obra poco controlada, un coeficiente de seguridad altísimo (mas caro para la propiedad), para una obra controlada de forma media (un coeficiente medio) y para una obra bien controlada un coeficiente de seguridad muy bajo, esto es optimizar los recursos, abaratar y hacer eficiente un obra…..será porque el ojo del amo, engorda el ganado y el del técnico lo hace eficiente.